jueves, 6 de diciembre de 2007

Cuento de Joaquín Monacci


Diente Blanco nació una noche con luna llena, fue el último lobo de esa camada. Los 5 lobeznos parecían todos sanos y eran muy parecidos a su madre.

El papá de Diente Blanco era el jefe de toda la manada, era fuerte, divertido, veloz, ágil, alto y bueno. La mamá era buena, ágil, rápida (veloz), divertida (como el papá) y alta.

Diente Blanco era travieso, desobediente, bajito, malvado y veloz.
Le pusieron el nombre Diente Blanco porque nació con un diente muy blanco.

Una noche con mucha niebla hubo un incendio tan grande que casi quema todo el bosque, nadie se había muerto pero el papá de Diente Blanco estaba muy herido (quemado), fue la primera vez que Diente Blanco estaba tranquilo, callado y quieto.

Los lobos se comunican entre sí con gruñidos, y algún ladrido. Por ejemplo cuando había un peligro ladrar lo más fuerte posible, cuando iban a pelear contra alguien gruñir lo más fuerte posible y así les fue explicando toda la noche

Entonces Diente Blanco se acercó a sus padres… y habló. ¡Pero habló como un ser humano!
“– Yo sé como encender fuego porque cuando el incendio empezó yo estaba allí, por eso se como prender el fuego –.
Después dijo“– ¿Porque no hablan como humanos? es más fácil entendernos –
La madre respondió “– Tenés razón es más fácil entendernos sí hablamos como humanos –

Entonces les dijo“– Que agarraran muchas maderitas que las pongan en el fondo de la cueva y que lanzaran una piedra con mucha fuerza hacia la pared de piedra y que entonces sale una chispita y prende fuego las maderitas.

Les fueron enseñando a hablar como humano a las otras manadas, pero ningún humano los tenía que descubrir que hablaban como humano y prendían fogatas.
Entonces cada día de luna llena aullaban a la luna para agradecerle a Diente Blanco por enseñarles todas esas cosas.

Autor: Joaquín Monacci

5 comentarios:

Josefina dijo...

Que hermoso tu cuento Joaquín! es emocionante!
Me encantó!
Besos de Jose

Anónimo dijo...

Gracias Jose por decir eso de mi cuento, gracias por ser mi maestra, para mi sos la mejor maestra que me ha tocado en estos 3 o 4 años, porque Carolina la señorita de primero tambien era muy buena.
Igual vos sos muy alegre, muy divertida, muy buena y maso menos gritona ja ja ja ja.Te voy a extrañar muchisisisisisimo.
Besotes muy grandes Joaquín Monacci

Héctor dijo...

Hola Joaquín. Te felicito por la publicación de tu cuento. Un tío orgulloso...

Paisy dijo...

¡Hola Joaco!

Como a mí me gustan mucho los cuentos, me encantó leer éste. Pero lo que más gustó es que ¡lo hayas escrito vos, felicitaciones!
Ahora me dan ganas de saber más cosas de Diente Blanco y su familia. ¿Vas a escribir más historias sobre ellos?

Un beso muy grande y orgulloso,

Paisy

Héctor dijo...

Hola maestra Josefina, hola sobrino Joaquín. He preparado una versión PDF del cuentito de Diente Blanco. Podrán leerla en www.monacci.net/cuento-joaco.pdf. Los únicos cambios que hice en el texto fueron para eliminar los errores de ortografía. Maestra: sería útil, creo, que esos errores de ortografía se eliminaran también de los cuentos publicados en este blog, como un estímulo para que los chicos aprendan a escribir.